Cuenca Lerma-Chapala: Abastecimiento de agua vs deterioro del ecosistema

Cuenca Lerma-Chapala: Abastecimiento de agua vs deterioro del ecosistema

Cuenca Lerma-Chapala: Abastecimiento de agua vs deterioro del ecosistema

Autora: Norma Elizabeth Albarrán Mejía –  Estudiante de la 3ra edición del Diplomado en Derecho Ambiental Latinoamericano

La cuenca del Río Lerma-Chapala, una de las más importantes desde el punto de vista de su desarrollo socioeconómico, pertenece a la región hidrológica número 12 de México y se encuentra ubicada en el centro del país. En ella están comprendida parte de los estados de Guanajuato, Jalisco, México, Michoacán y Querétaro (Avila, 2005).

El Lago de Chapala es la principal fuente de suministro para la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) (70% aprox.) no obstante, cuenta con elevada contaminación principalmente por plaguicidas como DDT y Lindano, altamente cancerígeno. Otro de los tensores ambientales que padece este cuerpo lacustre es la extracción excesiva de sus aguas, lo que ha ocasionado conflictos sobre su prioridad de uso (Avila, 2005) (Fig.1).

El río Lerma es el principal colector del sistema hidrográfico de la cuenca, nace en la Laguna de Almoloya en Toluca y desemboca en el Lago Chapala. En su trayecto, es receptor de las descargas de agua de zonas industriales y urbanas de los estados que comprenden la cuenca, por las que atraviesa. Esto la convierte en una de las cuencas más contaminadas de México.

Por su parte, el río Santiago que surge del Lago Chapala, recibe las descargas del corredor industrial del Salto de Juanacatlán, de la ZMG a través de la presa “El Ahogado” y de otras poblaciones por donde atraviesa. Los consecuentes padecimientos en la salud poblacional y ambiental son múltiples (Fig. 2). En 2007 debido a un caso de muerte por envenenamiento se comenzó a trabajar junto con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, el gobierno del Estado y la Comisión Estatal del Agua para regular y controlar la contaminación en la zona, logrando que en 2010 se publicara el Decreto de Polígono de Fragilidad Ambiental de la Cuenca y tres años después se puso en funcionamiento la planta de tratamiento de aguas residuales “El Ahogado” (Arellano-Aguilar, et. al., 2012).

Share